ESCUELA MECÁNICA DE MOTOS ANDALUZA

Herramientas: el vacuómetro

Volvemos a hablar de herramientas, nuestro tema preferido junto a las motos de competición. En esta ocasión os voy a hablar del vacuómetro, una herramienta muy útil aunque poco conocida.

Cuando hablamos de vacuómetro en muchos talleres puede venir a la memoria los tubos de mercurio colgados en una esquina del taller, y es que los primeros vacuómetros eran de mercurio, hoy en día están prohibidos porque el mercurio es muy contaminante.

El vacuómetro es una herramienta muy útil y muy desconocida por muchos, al ir desapareciendo la carburación, tendemos a pensar que esta herramienta desaparecerá con ella, pero esto es un error muy común, el vacuómetro es igual de necesario en una moto de carburación como de inyección.
Pasemos a su definición: se denomina vacuómetro a un instrumento que permite realizar la medición de la depresión cuando ésta resulta menor a la presión de la atmósfera.
Por eso se dice que los vacuómetros miden el vacío.

En concreto, lo que hace un vacuómetro es medir cómo cae la presión en un determinado entorno. Los motores, funcionan como compresores, ya que aspiran y comprimen gases.
El vacuómetro es una herramienta de control y análisis del funcionamiento del motor, se usa en el caso de que el motor tenga 2 o más cilindros.
Con esta herramienta podremos sincronizar los carburadores o cuerpos de inyección, es decir regular la aspiración en todos los cilindros por igual, además sirve para detectar fallos en el motor sin la necesidad de desarmarlo, ya que una falta de depresión en un cilindro nos está indicando que tenemos una avería.

¿Cómo se usa?
Los motores que cuentan con más de un cilindro es necesario sincronizar los carburadores o cuerpos de inyección, es decir que las mariposas a ralentí estén exactamente igual de abiertas, esto es necesario para que los cilindros aspiren siempre la misma cantidad de aire.
En su mayoría los tubos de admisión tienen una toma de aspiración tapada con un tapón o tornillo, es ahí donde debemos conectar los tubos del vacuómetro, siempre en el orden de los cilindros 1,2,3,4…

Las baterías de carburadores o cuerpos de inyección llevan entre ellos un tornillo de regulación, el cual actúa por parejas sobre las mariposas. Por ejemplo si el motor tiene dos carburadores llevará un solo tornillo de regulación, si llevara tres carburadores 2 tornillos y si fueran cuatro tendrá 3 tornillos de regulación.
Para su ajuste debemos actuar sobre estos tornillos, si tenemos un motor de 4 cilindros en línea actuaremos primero en el tornillo intermediario entre el carburador 1 y 2; una vez igualemos la depresión entre estos, actuaremos de igual forma en el tornillo situado entre los carburadores 3 y 4, y por último actuaremos sobre el tornillo situado entre el 2 y el 3, con este paso terminamos la operación. En el caso de que sea una moto de inyección se actuaría de igual forma.

Si vemos que por mucho que regulemos no conseguimos igualar la depresión entre dos de las mariposas, es muy probable que tengamos una avería, las más comunes son reglaje de válvula pisado, o segmentos pegados, aunque pueden ser averías más graves como gripados de cilindro o junta de culata en mal estado.
Con esta herramienta podemos detectar este tipo de averías y actuar sobre el cilindro en concreto.
Es importante mencionar que existen distintas clases de vacuómetros. En la actualidad los más utilizados son los analógicos por su precio más económico y los digitales son más cómodos pero más caros.

Espero haber resuelto algunas dudas respecto a esta herramienta, su funcionamiento y su utilidad en la mecánica.

Fdo.: Josele Lafuente

 

QUIERES VER EL VÍDEO DE EMA COMPETICIÓN

Pincha en el vídeo para reproducirlo